Se trata de una colección de 15 capiteles labrados en piedra molinaza local, si bien diversos en cuanto a tipología y dimensiones, de modo que serían llevados a esta Iglesia desde diversos lugares, es decir, fueron reutilizados.